Cómo saber la antigüedad de un neumático

Los únicos puntos de contacto entre un vehículo y el asfalto son los neumáticos, por lo que es muy importante comprobar su desgaste, sus presiones y saber su antigüedad, ya que con el paso del tiempo pierden sus cualidades y, con ello, el conductor pierde seguridad. En este artículo veremos cómo saber la antigüedad de un neumático de forma rápida.

 

Además de la marca y el modelo, en el perfil de un neumático aparecen diferentes inscripciones que hacen referencia a sus dimensiones, los índices de velocidad y carga, si es de invierno, o su fecha de fabricación. Desde el año 2000, los neumáticos homologados para ser usados en la vía pública cuentan con un código de cuatro números que indican el momento de su fabricación.

 

Tras las letras DOT, abreviatura de Department Of Transportation (Departamento de Transporte), que aparecen en el perfil, se encuentran unos grupos de caracteres que indican, por ejemplo, el lugar de fabricación del neumático, y los cuatro números que informan de la semana y el año de fabricación. Si el número que aparece es, por ejemplo, 2617 significa que el neumático fue fabricado la semana número 26, correspondiente a junio, del año 2017.

 

Edad de los neumáticos y su caducidad

 

El paso del tiempo es determinante para el buen estado de un neumático, ya que el material se va degradando. A partir de cierta edad ya no se puede garantizar la calidad del material con el que está fabricado, por lo que no serviría para circular con seguridad al perder sus propiedades.

 

El neumático indica su momento de fabricación, pero no tiene una fecha de caducidad, ya que su estado depende de diferentes factores. Como norma generalizada, suele recomendarse cambiar los neumáticos cada 5 años, pero su desgaste dependerá del uso del vehículo: si se utiliza habitualmente, si se circula más por ciudad que en carretera, si el vehículo es de tracción delantera o trasera, o de las condiciones meteorológicas de la zona.

 

Cuándo es necesario un cambio de neumáticos

 

Como hemos visto, hay diferentes factores que afectan al desgaste de los neumáticos, que ya de por sí tienen unos kilómetros de uso determinados en función de cada tipo. Lo más recomendable, para saber cuándo es necesario un cambio de neumáticos, es que nos lo indiquen al instalar los nuevos.

 

Como recomendación, habría que realizar el cambio de neumáticos antes de que lleguen a los 10 años de edad. Aunque se hayan mantenido en unas condiciones normales, el paso de los años hace que los neumáticos se endurezcan, lo que hace que pierdan adherencia y ofrezcan menor seguridad. Una forma de comprobarlo es intentar hundir la uña en el neumático: si se hunde es que mantiene sus propiedades, pero si no se hunde es que ha perdido la elasticidad.

 

Consejos de mantenimiento para tus neumáticos

 

Cuidar los neumáticos alarga su vida útil, y permite aumentar la seguridad y ahorrar combustible. Para ello, hay que dedicarles tiempo y seguir los siguientes consejos:

 

Neumáticos adecuados

 

Elegir los neumáticos adecuados al vehículo, aquellos que se adaptan a sus características y, a poder ser, de alguna marca conocida.

 

Presión correcta

 

Hincharlos a su presión correcta una vez al mes. Hay que hacerlo cuando estén fríos, y si están calientes se debe añadir 0,3 bar a la presión recomendada.

 

Desgaste y profundidad del dibujo

 

Comprobar el desgaste y la profundidad del dibujo con regularidad, ya que el límite de profundidad recomendada es de 1,6 milímetros.

 

Válvulas y tapones

 

Es importante que las válvulas y los tapones estén en buen estado, ya que se encargan de mantener la estanqueidad y la presión correcta.

 

Equilibrado y alineación

 

Poner a punto el equilibrado y la alineación de los neumáticos reduce el desgaste prematuro, elimina vibraciones y protege la suspensión, la dirección y la transmisión del vehículo.

 

Conducir de forma prudente

 

Hay que conducir a una velocidad adecuada, sin acelerones ni frenadas bruscas, sin cargar el vehículo en exceso y evitando golpes, roces y subidas a las aceras.

 

Condiciones extremas

 

Es importante proteger los neumáticos frente a las condiciones meteorológicas extremas, como el frío y el calor extremos, así como limpiar el barro y la suciedad que tengan.

 

Evitar largos estacionamientos

 

No dejar el coche estacionado durante largas temporadas para evitar que sea la misma zona del neumático la que esté en contacto con el suelo, lo que puede provocar que se deforme.

 

Rotar las ruedas

 

Cada 6 meses, o cada 12.000 kilómetros, es conveniente cambiar los neumáticos delanteros por los traseros, ya que no se desgastan por igual.

 

Reparación en un servicio técnico profesional

 

Si alguno de los neumáticos se ha dañado, un profesional deberá encargarse de desmontarlo e inspeccionarlo con garantías.

 

Revisar periódicamente la presión, la profundidad del dibujo y los posibles daños que puedan sufrir, como rozaduras, grietas o desgastes irregulares, permitirán mantener en buen estado los neumáticos, lo que permite garantizar la seguridad del vehículo en aspectos como la distancia de detención y frenado.

Distancia de detención y frenado

Para evitar situaciones de riesgo y accidentes al circular con un vehículo es muy importante conocer la distancia de detención y frenado. Al conducir, existen muchos factores y situaciones que alteran la conducción, ya sea un semáforo en rojo, un peatón cruzando un paso de cebra o un animal que aparece de pronto en la carretera, que pueden necesitar la detención del vehículo, incluso de manera brusca y precipitada.

 

La distancia de detención y frenado son los metros que recorre el vehículo desde que el conductor comienza a frenar hasta que se detiene completamente. Ese trayecto que se necesita para que el vehículo se detenga depende del conductor, de los reflejos que tenga para reaccionar, y de otros factores que no están en sus manos, como los frenos o la suspensión del vehículo, o el agarre de la carretera, por poner unos ejemplos.

 

Consejos de seguridad vial y distancia de seguridad al volante

 

Lograr que la distancia de detención y frenado sea lo más corta posible depende del estado del vehículo, de ahí la importancia de su correcta puesta a punto realizando las tareas de mantenimiento necesarias. Comprobar el correcto estado de los niveles de líquidos, tanto de frenos como del limpiaparabrisas, de los frenos y la dirección, del sistema de alumbrado, y de los neumáticos, será de gran ayuda.

 

El conductor también tiene que adoptar las precauciones necesarias, como descansar lo suficiente y realizar los descansos necesarios, llevar ropa cómoda y calzado adecuado, y evitar las comidas copiosas y las bebidas alcohólicas. También es importante recordar que, al circular con lluvia, hielo, niebla y viento, se debe reducir la velocidad y aumentar la distancia de seguridad.

 

Cómo calcular la distancia de frenado y detención

 

La clave para evitar las colisiones es mantener una distancia de seguridad adecuada y para ello vamos a explicar un par de trucos para calcular la distancia de frenado y detención de forma sencilla.

 

El truco “1101”

 

La Dirección General de Tráfico sugiere este sencillo truco que consiste en fijarse en un punto fijo de la vía y, cuando el vehículo que circula delante pase por él, contar 1101 y 1102. Si antes de llegar a ese punto todavía se está realizando la cuenta, significa que no se está manteniendo la distancia de frenado y detención suficiente y habrá que reducir la velocidad para dejar más espacio.

 

Circulando a unos 120 km/h, en el tiempo necesario para contar 1101 y 1102 pueden llegar a recorrerse 66 metros, que es la distancia mínima a la que deben circular dos vehículos que van por el mismo carril. Un intervalo de dos segundos que es un tiempo prudente para poder reaccionar a tiempo y frenar sin provocar un accidente.

 

La cuenta cambia al circular con nieve, lluvia, o al cruzar un túnel si no se va a adelantar. En estas circunstancias la cuenta debe llegar hasta 1103, con lo que se aumenta el intervalo en un segundo y se logra una mayor distancia de seguridad.

 

La regla del cuadrado

 

Otro truco para calcular la distancia de detención y frenado exacta que se debe mantener en función de la velocidad a la que se circula es la regla del cuadrado. Para su cálculo debe tomarse el primer número, o los primeros números, de la velocidad y multiplicarlo por sí mismo para obtener los metros de distancia necesarios. Con unos ejemplos se verá más claro:

  • Circulando por una calle, con la velocidad limitada a 30 km/h, se coge el primer número y se eleva al cuadrado, en este caso 3×3, y el resultado indica que la distancia que debe mantenerse es de 9 metros.
  • Si se circula a 90 km/h, la operación sería 9×9, y la distancia de seguridad que se debe guardar sería de 81 metros.
  • En caso de circular a 100 km/h, o más, el cálculo debe realizarse con los dos primeros números. En este ejemplo, la operación sería 10×10 y la distancia que permitiría realizar una frenada brusca, sin colisionar con el coche que va delante, sería de 100 metros.

 

Siguiendo estos sencillos trucos resulta más sencillo mantener una correcta distancia de detención y frenado que ayude a evitar colisiones. Si quieres conocer más consejos para una conducción más segura puede que te interese conocer 3 reglas esenciales para circular por rotondas, unas infraestructuras que buscan hacer más ágil la circulación de los vehículos.

Cómo saber si estoy registrado como conductor en la DGT

Después de aprobar el examen de conducir, hay que esperar a estar registrado como conductor en la DGT para poder empezar a utilizar un vehículo. Este proceso electrónico puede tardar un par de días, depende de cada Jefatura de tráfico, y también hay que tener en cuenta si hay algún día festivo. Para saber si ya figuras como conductor, simplemente habría que visitar la página de la DGT y entrar en el apartado “Consulta tus puntos.

 

Para acceder a la información es necesario contar con un certificado digital, DNI electrónico y su correspondiente lector, credenciales de Cl@ve o solicitando usuario y contraseña. También es posible hacer la consulta desde la aplicación miDGT, disponible para dispositivos iOS y Android.

 

Si al acceder a la consulta aparecen cuántos puntos tienes disponibles, significa que ya estás registrado como conductor en los sistemas de la DGT. Sin duda, Internet es la forma más rápida y eficiente de hacer la consulta, pero también puedes hacer la consulta de forma presencial en cualquier Jefatura u Oficina de Tráfico. En este caso es necesario solicitar cita previa, bien llamando al 060 o por internet.

 

Guía práctica para registrarse en el sistema Cl@ve de la DGT

 

Cl@ve es un sistema de identificación electrónica que permite realizar diferentes gestiones con todas las administraciones públicas del Gobierno de España, por lo que también permite realizar algunos trámites en la DGT. Estar dado de alta en este sistema permite saber los puntos de tu carnet de conducir, que como hemos indicado es la forma de saber si ya estás registrado como conductor en la DGT, o las sanciones que han supuesto la pérdida de algún punto, por poner algunos ejemplos.

 

A través de Internet sin certificado electrónico

 

Consiste en solicitar una carta de invitación que llegará a través del correo postal. Esta carta incluye un Código Seguro de Verificación (CSV), compuesto por 16 números y letras mayúsculas, que permiten validar los datos de usuario. Una vez validados se debe aportar un teléfono móvil y el correo electrónico en los que se recibirán los PIN necesarios para darse de alta en el sistema de identificación y firma.

 

A través de Internet con certificado electrónico o DNIe

 

Si se dispone de certificado o un DNI electrónico, y el lector correspondiente, se puede dar de alta en el sistema sin tener que esperar el envío de la carta de invitación. Tras validar los datos cargados automáticamente, se introduce un móvil y un correo electrónico donde se recibirán los PIN de acceso al sistema de identificación y firma.

 

Presencialmente en una Oficina de Registro

 

Otra forma de darse de alta en el sistema Cl@ve es el registro presencial, en el que es imprescindible la presencia física de la persona que vaya a registrarse. Dentro del Portal de Acceso General, debe marcarse la opción Cl@ve para ver qué oficinas de registro ofrecen este servicio. También es importante saber que algunas de estas oficinas requieren la solicitud de cita previa.

 

Requisitos para obtener el carnet de conducir

 

Para obtener el carnet de conducir es necesario:

  • Residir en España: los estudiantes extranjeros que no pertenecen a la Unión Europea deben demostrar que dicha circunstancia durará un mínimo de seis meses. Las personas de un estado miembro de la Unión Europea, o de un país con el que exista un acuerdo bilateral, y ya tengan un carnet de conducir no necesitan obtener uno nuevo.
  • Tener la edad mínima requerida para el tipo de carnet que se quiera obtener.
  • Tener las aptitudes psicofísicas necesarias, para lo que es necesario realizar un test psicotécnico.
  • No estar privado del derecho a conducir por alguna resolución judicial.

 

El siguiente paso consiste en buscar una autoescuela autorizada para impartir las clases para el carnet de conducir. El nuevo Reglamento de Conductores y la Ley de Tráfico obligan a asistir a un mínimo de 8 horas de clases teóricas antes de poder presentarse al examen, en el que también se reduce el margen de fallo pasando del 20% al 10%.

 

Tras superar el examen teórico se pasará a la parte práctica. Los Sistemas Avanzados de Asistencia al Conductor forman parte del equipamiento de serie de muchos vehículos y algunos pasarán a ser obligatorios en todos, por lo que la DGT ha adecuado los exámenes prácticos, permitiendo hacer uso de algunos de ellos mientras que otros deberán estar desactivados.

 

Una vez superado el examen práctico de la DGT, al cabo de unos días la autoescuela dará un carnet provisional con el que poder empezar a conducir hasta que se reciba el permiso de conducir definitivo. Los conductores nóveles están obligados a circular con un cartel con la L en la parte izquierda del cristal trasero del vehículo que conduzcan, ya que de no hacerlo pueden ser sancionados.

 

Si quieres conocer más información sobre el permiso de conducir, puedes consultar otros artículos de nuestro blog, como las consecuencias de conducir con el carnet caducado, o qué documentación necesitas para conducir en el extranjero.